La fobia escolar. No ir a la escuela.



No ir a la escuela puede ser una fobia o miedo escolar, que es un problema común que ocurre entre niños y adolescentes.

Se manifiesta como malestar episódico, temor o miedo relacionado con los días de clases, que puede aparecer acompañado por molestias somáticas a las que no se les encuentra una causa precisa o no mejoran con los esquemas tradicionales de tratamiento.

Las demostracionesde la fobia escolar son confusas, ésta misma característica debe alertar al pediatra o psicólogo infantil sobre su actividad.

No ir a la escuela puede tener varios orígenes, esta fobia puede ser el miedo al divorcio de los padres, muchos de los niños con fobia escolar, cuando no están en el colegio, les encanta estar de sus padres o hermanos buscando siempre su protección.

La mayoría de los niños que muestran este tipo de fobia son muy buenos alumnos y tienen un buen comportamiento, no así la cantidad de inasistencias, como consecuencia de las molestias que padecen por las mañanas debido a este problema.

Síntomas de la fobia escolar

- Habitualmente tiene como causa principal el dejar la casa y no el de acudir al colegio, ya que debemos recordar que es uno de los momentos en que el menor experimenta independencia.


- Pavor a todo lo relacionado con estar en el colegio.

- El niño o adolescente pueden manifestar deseos de ir a la escuela pero cuando llega la hora de hacerlo resultan incapaces de manejar la situación y se rehúsan a asistir, presentando entonces un miedo que resulta irraciona.

- Pueden presentarse; mareos, náusea, sudoración, palidez, escalofrío, palpitaciones, dolor abdominal, diarrea, molestias musculares o articulares, e incluso, desarreglos menstruales en las adolescentes.

Tratamiento de la fobia escolar




Para que no se convierta en fobia el no ir a la escuela, lo primero que hay que hacer para superarlo depende de los padres y es que el niño debe asistir normalmente al colegio, y no se debe hacer debe dar demasiada importancia a los síntomas que exteriorice.

Así la fobia se prevendrá y el niño podrá ir al colegio, irá mejorando y en un mes debe desaparecer. Si dejamos que el niño no vaya al colegio, los síntomas físicos y el deseo de quedarse en casa se harán más habituales y será difícil superar la fobia y será un verdadero problema tanto para padres y profesores.

Es elemental un trabajo unido con la escuela para superar esta fobia en el niño. Por lo que los padres deben informar el diagnóstico de fobia escolar a la escuela, de manera que si el niño presenta los síntomas debe ser llevado a la enfermería por unos 15 minutos y no enviarlo a casa, sino que pasado el episodio regresar al aula de clase.

El tutor del menor también debe conocer de esta fobia, y comunicarla a los demás profesores de manera que si el niño manifiesta los síntomas frente a determinada tarea, el profesor pueda darle otras alternativas al niño para ayudarlo con la tarea de manera que no le cree ansiedad.

Se debe buscar el momento, más propicio para dialogar con el niño sobre sus temores, alentándolo a que hable a que le tiene miedo; decirle que  es lo peor que puede pasarle en la escuela.




Es importante hacerle notar que crea en sus sentimientos para que no se sienta solo o ridículo, pero que debe superar esos miedos porque eso muy importante que asista normalmente al colegio este dialogo debe ser mesurado sin gritos buscando que el niño entienda la situación por la que esta pasando.

Si el niño sigue con los mismos síntomas, sigue la ansiedad debido a la separación o creemos que los síntomas efectivamente pueden corresponderse a algo físico y no emocional o si su hijo parece estar deprimido, entonces es el instante de ponerse en contacto, con un pediatra para descartar alguna enfermedad y luego, si es necesario, consultar otro tipo de especialistas como psicólogo o psiquiatra.

Es importante que estemos alertas y estemos dispuestos a ayudar a nuestros hijos para superar esta fobia que muchas veces los adultos somos lo causantes de la misma.

La escuela como ya se ha dicho no es el causante de esta fobia sino el desencadenante de lo que el niño vive en casa, es importante que padres y maestros sean los que tomen las medidas para que el niño pueda superar el problema y ayudar a superarlo.

Debemos criar niños independientes y es muy cierto que los problemas de los adultos lamentablemente afectan a los niños.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada