miércoles, 3 de agosto de 2011

Parálisis de Bell. Parálisis y tics del rostro. Causas. Tratamiento.



Si presentas tics en el rostro, sientes hormigeos y cierta paralización alrededor de los ojos, debes descartar que sea un síntoma de la parálisis de Bell, que puede originarse inclusive producto del virus del resfrío común.

El nervio facial se encarga de inervar la musculatura facial, por lo que provoca una pérdida del tono muscular. Medicamente parálisis facial: es una afección del nervio facial, ocasionado por un síndrome agudo con debilitamiento de la musculatura facial, debido a lesiones del par craneal.

Esta es una de las parálisis más frecuentes de los nervios craneales y tenemos:

1.- Parálisis facial periférica idiopática o primaria: Parálisis de Bell o Parálisis a frigore.

2.- Parálisis facial sintomática o secundaria.

3.- Parálisis facial periférica bilateral.

La parálisis de Bell es una parálisis facial temporaria generada por el daño o trauma a uno de los dos nervios faciales. El nervio facial, denominado séptimo par craneano, es una estructura en pares que atraviesa un canal óseo estrecho (llamado canal de Falopio) en el cráneo, debajo del oído, a los músculos a cada lado de la cara en casi el 90% de su viaje, el nervio está encajonado en esta vaina ósea.

Cada nervio facial rige, los músculos de un lado de la cara, incluyendo a los que parpadean y cierran el ojo así como sonreír y fruncir el ceño. El nervio facial emite impulsos nerviosos a las glándulas lacrimales, salivales, y a los músculos de un pequeño hueso en el medio del oído llamado estribo. Asimismo transfiere sensaciones del gusto.

Al producirse la parálisis de Bell, se impide la función del nervio facial, ocasionando la interrupción de las órdenes que el cerebro envía a los músculos faciales. Esta interrupción genera debilidad o parálisis facial.


Causas Parálisis de Bell

Sobre las causas de la parálisis se cree que es una infección como la meningitis viral o el virus de las llagas del resfrío común, herpes simple.

Esto genera que el nervio facial se hinche y se inflame como reacción a la infección, causando presión dentro del canal de Falopio y produciendo un infarto (muerte de las células nerviosas por el ineficaz riego de sangre y oxigeno).

En casos leves (recuperación rápida), sólo se daña en la vaina de mielina del nervio, que es el recubrimiento graso que funciona como un aislante, de las fibras nerviosas del cerebro.

El trastorno se asocia con la influenza, dolores de cabeza, infección crónica del oído medio, alta presión arterial, diabetes, tumores traumas como; fractura de cráneo o lesión facial. Considerando que el nervio facial tiene funciones tan complejas, el daño puede ocasionar problemas graves.

Síntomas de Parálisis de Bell

Los síntomas de la parálisis de Bell, varían de persona y persona dependiendo del sexo y edad estos van desde leves a parálisis totales, pueden presentarse tics, debilidad, o parálisis a ambos lados de la cara o solo en uno, caída del párpado y de la comisura de la boca, sequedad del ojo o la boca, deterioro del gusto, y lagrimeo excesivo de un ojo.

Estos síntomas, generalmente son súbitos y en 48 horas, generan una distorsión facial. Se presentan además otros síntomas un poco más complejos que causan dolor o molestias alrededor de la mandíbula y detrás del oído, zumbido en uno o los dos oídos, dolor de cabeza, pérdida del gusto, hipersensibilidad al sonido del lado afectado, deterioro en el habla, mareos y dificultad para ingerir o tomar alimentos.

Indistintamente hombres y mujeres son propensos a adquirir este mal y se producen a cualquier edad, por lo general ataca a mujeres embarazadas, diabéticos o a aquellos que tienen gripe o un fuerte resfrió.

La detección de esta afección, es palpatoria, sin embargo con una electromiografía (EMG) se puede definir la presencia de daño nervioso y determinar la gravedad. Una radiografía del cráneo ayuda a descartar una infección o un tumor. La resonancia magnética (IRM) o la tomografía computarizada (TC) a través de sus imágenes lograr eliminar causas de presión del nervio facial.

Tratamiento Parálisis de Bell

El tratamiento puede darse mediante medicamentos y otras opciones terapéuticas.

Los esteroides son eficaces para controlar la parálisis de Bell, como:el esteroide prednisona (que reduce la inflamación e hinchazón, tal vez se logre mejorar la función facial limitando o reduciendo el daño al nervio. También se pueden ingerir analgésicos como la aspirina, paracetamol, o ibuprofeno alivian el dolor.

La protección ocular, es muy importante y logra interrumpir el parpadeo evitando la irritación y la sequedad Por eso es importante mantener humectado el ojo usando lubricantes, como lágrimas artificiales o gels  oculares.

La fisioterapia estimula el nervio facial y ayuda a mantener el tono muscular, es muy beneficiosa para determinadas personas. El masaje y los ejercicios faciales evitan las contracturas permanentes de los músculos paralizados antes de que se produzca la recuperación. El calor húmedo aplicado al lado afectado de la ayudara a disminuir el dolor.

Terapias y técnicas de relajación, acupuntura, estimulación eléctrica, capacitación de bioretro alimentación, y terapia con vitaminas ( B12, B6 y Zinc), estimulan el crecimiento nervioso.

La cirugía de descompresión para la parálisis de Bell, sirve para aliviar la presión sobre el nervio, es muy debatida y su uso es poco recomendable. En ocasiones infrecuentes, tal vez sea necesario la cirugía plástica reconstructiva para reducir deformidades y corregir daños tales como un párpado que no cierre completamente o una sonrisa torcida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada