miércoles, 15 de febrero de 2012

Curación de dientes. Dientes sanos.



El diente es un órgano anatómico duro, encajado en los alvéolos del sistema óseo del maxilar  a través de una articulación especial denominada gonfosis, en la que intervienen diversas estructuras que lo conforman como: cemento dentario y el hueso alveolar ambos unidos por el ligamento periodontal.

El diente está compuesto por calcio y fósforo, que le dan dureza. Los dientes son estructuras de tejido mineralizado que se desarrollan desde que el hombre cuenta con muy corta edad y nos ayudan a masticar alimentos para lograr una buena primera etapa de digestión además participa en la comunicación oral.

Básicamente en el diente se reconoce dos partes, la corona, parte visible recubierta por esmalte dental y la raíz no visible en una boca sana.

Cuando los seres humanos nacemos al poco tiempo empezamos a tener dentadura que vendría ser la primera dentición, esta es llamada también la dentición decidua que consta de 20 dientes y son temporales como dientes de leche, pues caduca a los 6 ó 7 años y son suplidos por 32 dientes en forma permanente.

Las funciones específicas de estos dientes son:

El de preparar el alimento para su digestión y asimilación cuando el niño está en pleno desarrollo.
Sirven de guía de erupción: mantienen el espacio para la dentición permanente.
Fonación: los dientes anteriores intervienen en la creación de ciertos sonidos.


Segunda dentición o dentición permanente, este tipo de  dientes son definitivos y de acuerdo a su función hay cuatro tipos de dientes:

1. Incisivos (8 dientes): dientes anteriores con borde afilado. Cortan los alimentos., posee una corona cónica y una raíz. Los incisivos superiores son más grandes que los inferiores.

2. Caninos (4 dientes): con forma de cúspide puntiaguda. Son llamados colmillos en los demás animales. Están ubicados al lado de los incisivos su función es desgarrar los alimentos.

3. Premolares (8 dientes): poseen dos cúspides puntiagudas. Facilitan la trituración de los alimentos.


4. Molares (12 dientes): cúspides anchas. Tienen la misma función de los premolares. La corona de este tipo de dientes puede tener cuatro o cinco prominencias, al igual que dos, tres o cuatro raíces. Son los más grandes.

Las funciones primordiales de los dientes son:

  • La masticatoria
  • La fonética
  • La estética
  • La expresión
Infecciones de los dientes

Dentro de las infecciones que aquejan a los dientes están:

La placa bacteriana.- Son bacterias que crecen adheridas a una superficie envueltas en una matriz de azúcares que las protege tanto física como químicamente, formando una capa delgada, pegajosa, traslúcida y suave. El peligro es que a causa de esto se producen caries.

La caries dental.- Es una enfermedad debido a la mala higiene, al cepillado incorrecto, entre otras, que ocasionan la pérdida de la dureza de los dientes, debido a la desmineralización de éstos; generada por la acción de los ácidos, producidos por las bacterias que atacan y destruyen el esmalte, la dentina y en un grado mayor llegan hasta la pulpa, formando una fosa o fisura dentro del diente.

El que también se pica por el consumo de bebidas carbonatadas refrescos o sodas, debido a los ácidos y azúcares ácidos que contienen; por ello después de consumir este tipo de bebidas es importante enjuagarse los dientes con agua utilizando pasta de dientes y enjuagues con flúor (moderadamente) pues el exceso provoca manchas en dientes.

Enfermedades periodontales.- Son las enfermedades infecciosas que inflaman y arruinan  las estructuras de soporte de los dientes como:

1.- Gingivitis: Es la inflamación y sangrado de las encías a raíz de una infección bacteriana debido a eso el cuerpo manda más sangre con leucocitos para combatir la infección; esto hace que el cepillado rompa los capilares de las encías y el sangrado sea fácil.

2.- Periodontitis: Es la destrucción del tejido que une el hueso con los dientes. Los dientes comienzan a aflojarse debido a la inflamación de la encía. En esta enfermedad se acumula sarro destruyendo el soporte óseo de los dientes.

3.- Erosión dental: Es la pérdida del esmalte de los dientes generada por el ácido de los alimentos y bebidas ácidas.

4.- Recersion de las encías: Se llama así a la exposición de la raíz de los dientes y pueden ser muy sensibles, porque no tienen una capa de esmalte para protegerlos.

5.- Diente rectificado: Este es un hábito que implica trituración de los dientes juntos. Esto puede hacer que el esmalte de los dientes se desgasten haciéndoles muy sensibles.

Dientes sanos

Dentro de las técnicas para dar solución a los diversos problemas  y enfermedades que aquejan a los dientes  están:

El blanqueamiento de dientes.- algunos pacientes tienen sensibilidad por  un corto período durante o después de los dientes blanqueados.

Una lesión de caries puede ser diagnosticada en distintos estadios, y producir por tanto menor o mayor destrucción del diente. Ello va a influir a la hora de realizar el tratamiento, que puede quedarse en preventivo, o pasar a ser ya restaurador.

En el caso de que la caries esté en la etapa de la mancha blanca es decir, en el primer estadio de la caries, se puede retroceder el proceso patológico antes de que la lesión se agrave. En este caso el tratamiento será restaurador, no remineralizador.

La existencia de otras formas de tratamiento además del ya conocido como obturación o empaste, es muy importante debido a que ataca el problema desde el inicio, y evita que la lesión se agrave siendo indispensable recurrir a la obturación o empaste.

La caries se puede tratar en diversas etapas. Por ello es necesario analizar el riesgo de caries de la persona la existencia de lesiones iniciales y su progresión, porque si no se conserva íntegramente la capa externa de esmalte, la lesión pasará a ser grave y se tendrá que usar las técnicas de obturación.

La remineralización de las lesiones se logran suprimiendo los factores de riesgo, con una adecuada higiene por parte del paciente para eliminar la placa bacteriana que se forma diariamente cerca de la lesión, y aplicando flúor.

El uso de flúor de alta concentración en forma de geles y barnices tiene, además de un efecto remineralizador, y antibacteriano; muy útil para el tratamiento de las lesiones iniciales de caries. Cuando se pasa de este nivel, la caries se torna grave debiéndose usar la técnica de obturación.

Si la caries está muy extendida siendo difícil de restaurar sin eliminar las zonas sanas, procederíamos a restaurarlo con coronas.

La caries puede avanzar por la superficie del diente, pero también en profundidad. Si el avance de la caries llega hasta la pulpa del diente, se verá afectada, y se tendrá que recurrir a otro tipo de tratamiento denominado endodoncia, popularmente conocido como matar el nervio.

1 comentarios:

Anónimo dijo... [Responder]

cuantas veces al día me puedo curar la dentadura?
cuantos dientes semanales me puedo curar sin que afecte mi salud

Publicar un comentario en la entrada