El sofá. Como elegirlo. Historia del sofá.



El orgullo de un hogar es definitivamente un sofá, digo esto porque cuando uno ingresa a un hogar lo primero que ve es el sofá, sobre todo cuando te invitan a sentarte allí es cuando se siente lo confortable o no del mueble.

Si es confortable interiormente se siente una sensación maravillosa y por lo general  las personas suelen expresarlo. Un sofá por lo general está ubicado en el recibidor, en el salón o la sala de la casa. Los sofás a través del tiempo han pasado por una evolución por ejemplo:

1.- Un sofá clásico tiene una estructura de madera forrada de tela y acolchada en algunas zonas como los apoyabrazos.

2.- Como complemento están los almohadones de diversos rellenos que conforman el asiento y el respaldo.

3.-Por lo general acogen a dos a tres personas y tiene apoyabrazos a ambos lados.


Dentro de la variedad de modelos de sofá, algunos muebles son similares a este: los más populares incluyen el diván, la chaise longue, el canapé o la otomana, algunos se abren para formar una cama.

Historia sofá


Si retrocedemos a la historia veremos que los sofás primigeniamente eran el trono de los reyes y mandatarios árabes, queda constancia de esta existencia con algunos muebles exhibidos en los museos.

En la etapa romana el sofá se encontraba en el comedor, conocido como triclinum. Tres sofás eran colocados alrededor de una mesa baja y los hombres descansaban mientras comía.




En el siglo XIX.- El sofá era un mueble usado por la clase alta y solo en la época de la industrialización este se convirtió, en un elemento imprescindible e importante en las casa de la clase media y baja.

Los sofás Chesterfield son sinónimo de calidad y diseño tradicional inglés. Este mueble data del siglo XVIII, estaba diseñado para permitir a los caballeros de alcurnia sentarse  con la espalda muy recta para evitar posturas inadecuadas.

Los sofás Chesterfield de cuero, actualmente son unas de las más distinguidas piezas de lujo de las Islas Británicas. Son conocidos por su artesanía y belleza.

Diseño nipón.- El taburete de Sori Yanagi, hace proceder  su nombre del vuelo de una mariposa. Nació en 1956 cuando Japón, después de la II Guerra Mundial, resurgía como potencia industrial.

Sofá Chester.-  Es un sofá clásico, cómodo y acogedor y no tiene elementos innecesarios; esto lo convierte en una pieza atemporal. Su forma es una consecuencia de la complejidad de su construcción y estructura.

Sillón Wassily.- Es el  primer mueble tubular de la historia que sustituyó los muelles, la madera y la tapicería por unas tiras de piel y tubos de acero. Un icono del siglo XX que creó Marcel Breuer en 1925.

La silla Tripolina de Joseph Beverly  diseñada en 1855 para que se sentaran en ella los oficiales británicos durante las campañas militares. Su funcionalidad y ligereza le daban un aspecto de modernidad chocante en el siglo XIX.

En Grecia el mueble está influenciado tanto por la cultura egipcia como la oriental. La estructura es sencilla, la madera se cubre con metales preciosos se experimenta la técnica del curvado al vapor de la madera se aprecia  en las patas con forma de sable de la hermosa silla Klismos.  

El mueble Románico, macizo, pesado, usa normalmente la marquetería siendo común las aplicaciones de marfil. La decoración incluye la figura humana en escenas religiosas.




En España se usa la marquetería mueble Mudéjar español con bastante influencia morisca.
La estructura del mueble avanza lentamente, recién en el siglo XIII se comienza a reemplazar el refuerzo metálico por los ensambles de caja y espiga cola de golondrina. Las formas son rectangulares, simples y verticales.

El sofá también es usado en la oficina un sofá office es un mueble diseñado especialmente para darle un inmejorable toque estético al  lugar de trabajo, sea una oficina o un estudio; esta clase de sofá es  nueva y novedosa en el mercado, pues los sillones que se comercializan son de índole familiar o para parejas.

Elegir un sofá

El sofá es una pieza del mobiliario con mayor protagonismo en una sala o salón, por eso es importante que entre los sofás que podemos encontrar en el mercado, escojamos uno con estética acorde a la decoración.

Para la prosperidad es preferible que tenga formas redondeadas y que los colores sean yang, como por ejemplo: rojo, marrón, anaranjado, verde, evitando los grises, blancos, negros, azules, celestes.

El sofá viene en diversos diseños, es de cuero, piel, tela, etc; todo depende del gusto que tiene por modelos, diseños, colores y materiales; siempre al mandar confeccionar o comprar es necesario fijarse en la parte estética y sobre todo en la comodidad, pues en ella se sentaran los invitados.

Al hacer la elección se debe considerar que  siempre estar ubicado en un lugar importante  así sea un rincón de la estancia de la casa o de la oficina, por ello al adquirir uno se debe armonizar tres factores esenciales: comodidad, estética y resistencia.

Para definir cuál será el largo del sofá, se debe medir la pared que le servirá de respaldo, luego restarle 90cm, de esa forma el sillón quedara bien encajado y se podrá colocar mesitas al lado y una en el centro.

Si se trata de un sofá de juntas o reuniones de trabajo el sofá debe tener una altura determinada, evita comprar sillones muy bajos es incómodo en un lugar de trabajo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada