Perros de terapia.



Existen los perros terapistas, si efectivamente existieron y existen los perros que hacen terapia sin proponérselo.

Estos perros son aquellos que acompañan eventualmente a las personas que requieren de su apoyo por estar en un proceso de rehabilitación física como psicológica o pasan por un problema. El aporte de estos perros es dar compañía y afecto a las personas.

Perros de terapia

Los perros de terapia integran un programa terapéutico mediante el cual se tiene como objetivo la finalidad la rehabilitación de una persona. Estos perros son utilizados como instrumentos terapéuticos y el terapeuta los considera para integrarlos en su plan de rehabilitación.

Por esta razón los hacen integrar por lo general con una persona cada vez, sin que ello deje de implicar hacer su trabajo supervisado en grupo. Los perros de terapia ayudan a gente que atraviesa momentos difíciles o a personas con necesidades especiales, muchas veces se los confunde con perros de asistencia o de servicio.

El adiestramiento para los perros de terapia no es tan exigente, las actividades que ejecutan no son difíciles, pero si son necesaria para el niño o adulto al que ayudan. Estos perros dan su apoyo mediante su presencia así como por el afecto que entregan.


Los perros de visita son animales que visitan lugares en los que la gente necesita su afecto y compañía, como: hospitales, clínicas para niños y residencias geriátricas. En esos lugares, interactúan con varias personas y no necesitan apoyar un plan específico de  rehabilitación.

Muchas veces visitan a personas que no están en terapia, simplemente ayudan a mejorar su calidad de vida a través de la compañía y el afecto.

Este tipo de perros reciben un entrenamiento especial y muchas veces hacen las funciones de lazarillo, apoyan a personas sordas, ayudan a parapléjicos, cuidan y salvan niños.




Beneficios de la terapia con perros

Los beneficios de la terapia asistida por perros son reales, sin embargo cabe aclarar que siendo una terapia alternativa de ninguna manera reemplaza al tratamiento médico o psicológico, ellos solo ayudan con su participación y mucho depende de la aplicación que se le quiera dar, sin embargo por lo general los perros de terapia contribuyen a:

1.- Los pacientes adquieren mayor facilidad para desarrollar empatía con el perro En un mediano plazo, ello ayuda a mejorar la capacidad de comunicación.

2.- Mejoran la relación con el entorno, algunas personas tienen dificultad para relacionarse con su con su entorno, los perros de terapia inclusive los perros de visita sirven como un lazo para mejorar o desarrollar esta relación. Esto ocurre con personas muy introvertidas, con depresión, así como con niños autistas.

3.- Determinados pacientes tienen resistencia a los tratamientos terapéuticos, mas la presencia de estos perros hace que la terapia sea menos formal menos tensa, más relajada.

4.- Desinhibidor de las personas. La compañía de este tipo de perros, hace que las personas sientan menos presión social, pues al interactuar con perros debido a que los animales no emiten juicios de valor según la apariencia, color de piel, estado financiero, estado civil, etc. Por tanto, es habitual que los pacientes se relajen y desinhiban al interactuar con los perros u otros animales.

5.- Un ejemplo típico de esto son los pacientes geriátricos, ya que siendo su vida rutinaria  esta es tediosa por lo tanto la presencia de un perro de visita logra romper la monotonía y lo entretiene, además que le sirve de compañía, pues muchas veces conversa con él.




6.- Mejoran y promueven la socialización, ya que es más fácil que dos personas interactúen si por lo menos uno de ellos tiene un perro, el perro se convierte involuntariamente en el tema de conversación.

7.- El contacto físico es importante para el bienestar emocional de todos los seres vivos  como los animales y los humanos. Sin embargo, la experiencia ha determinado que en algunas oportunidades ese contacto es nulo. En este caso los perros de terapia brindan la caricia a quien la necesita y hacen que esto sea recíproco.

8.- Esta plenamente comprobado que la presencia y el contacto con perros ayudan a reducir la presión arterial y el estrés. Un ejemplo de ello son los perros chinos o perros pelados oriundos del Perú.

9.- Los pacientes, residentes geriátricos, lo niños y presos pierden todo tipo de motivación porque no tienen nada o poco que hacer y lo poco que hacen no gravita en lo importante y trascendental. Los perros de terapia y de visita pueden ayudar a asumir nuevas responsabilidades, romper la rutina y proporcionar diversión, ello ayuda a que la gente se motive.

Trabajadores de hospitales y de residencias geriátricas comentan que los perros de terapia y visita son un tema de conversación muy frecuente y que muchos pacientes esperan ansiosamente sus visitas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada