Prótesis mamaria. Lucirás unos senos firmes.



Si tu dilema es que no estás contenta con el tamaño de tus senos. Hoy en día puedes hacerte la cirugía a las glándulas mamarias con toda la garantía que da tu economía y la moral ética del profesional que te realice ese implante.

Una vez superado esos dos factores de seguro que ahora tienes el intríngulis de pensar qué tipo de mamas te colocas.

No te preocupes ya que con la ayuda de tu cirujano obtendrás el resultado que desees, pues cada paciente es diferente a otra, los resultados de una excelente operación de implante de prótesis mamarias se traducirán en:

1- La sensibilidad.de los nuevos pechos.
2.- El tamaño adecuado y al gusto de la clienta.
3.- El empleo de una buena técnica. Así como simetría y armonía del implante.
4.- Una excelente cicatrización.
5.- El empleo de un material de calidad.
6.- La naturalidad obtenida.

Tipos de protésis mamaria

La operación de protésis mamaria se lleva a cabo desde 1960. Existen dos tipos de prótesis mamarias universalmente aceptadas, las prótesis rellenas de solución salina y las prótesis de gel de silicona.

Protésis de solución salina.- Esta protésis poseen una válvula unidireccional en su parte más alta, mediante el cual el médico cirujano introduce la solución salina hasta obetner el volumen deseado.

En general las incisiones de la piel cuando se emplean este tipo de prótesis, son de menor medida que las que se requieren con las prótesis de silicona, pues el cirujano dobla la prótesis sobre si misma antes de introducirla en el bolsillo elaborado por detrás de la glándula mamaria o el músculo.



Protésis de silicona.- El gel de relleno puede ser de dos clases: blando o cohesivo. El gel blando no mantiene una forma permanente y se modifica según los movimientos de la mama y la presión ejercida sobre ellas. El gel cohesivo tiene una forma predeterminada que se mantiene con el movimiento y las presiones externas. Las prótesis rellenas de gel cohesivo siempre son texturizadas.

Las prótesis de silicona rellenas de gel cohesivo, sobre las de aceite de silicona cuentan con la ventaja que si se desgasta o rompe la membrana sólida.

Su contenido no sale por el contrario sigue cohesionado, por ejemplo si damos un pinchazo a una prótesis y la comprimimos saldrá una burbuja que volverá a introducirse completamente cuando dejemos de hacerlo. Por eso no es necesario cambiar la prótesis sólo se necesita revisiones anuales con el objetivo de verificar su integridad .

Implantarse protésis mamaria

Si tu gran problema es que tipo de prótesis te pondrás primero determina los factores que te detallo para que decidas lo mejor para ti, y tu salud futura.

1.- Analiza si la marca o laboratorio de donde proceden las prótesis son garantizadas.

2.- Analiza bien y luego decide el tamaño de las prótesis que quieres implantarte, estas deben de armonizar tu cuerpo, no distorsionarlo. Cierto es que la elección del tamaño de la prótesis es difícil, para que no haya reclamos dile a tu cirujano que realice pruebas con un sujetador sin relleno de diversos volúmenes.




3.- Averigua cual es el contenido de la prótesis mamaria, que puede ser de: Gel cohesivo, silicona, o suero. Recuerda estas irán al interior de tu cuerpo. Actualmente se emplean n las prótesis rellenas de gel cohesivo de silicona y las de suero fisiológico.

4.- Cerciórate de que material está revestido, la bolsa en cuyo interior está el gel o suero que te implantaras .Esta membrana puede ser de silicona o Poliuretano.
5.- Analiza y palpa si la superficie es: Lisa o rugosa.

6.- Determina que forma quieres: Redonda o anatómica o en gota.

6.1.- Redonda: Si decides por esta forma, su resultado es casi natural ya que al moverse el gel adquiere las formas anatómicas.

6.2.- Anatómica: Evita la migración de gel y la formación de siliconas ya que es un implante no aceitoso sino que por el contrario es aceitoso más espeso.

7.- Si deseas escoger el perfil de tu prótesis, como alto, moderado o bajo. Debes de tener en cuenta que el perfil de las prótesis se relacionan con la altura desde su base a la parte más alejada de la misma. El perfil de las prótesis es inversamente proporcional al diámetro de la base.

8.- Define junto con tu cirujano plástico si la incisión que te hará será Areolar, axilar o en el surco submamario. Escoge la que menos trauma cicatrizante te deje. Es recomendable en pacientes con piel clara que la cicatriz quede blanquecina por lo que te recomiendo, evitar la exposición a los rayos solares.

Si tienes piel morena, el consejo es que te dé un poco de sol o rayos ultravioleta a la cicatriz cuando esta está todavía en período de cicatrización para que se pigmente y se camufle.

9.- Define con tu cirujano como será la forma del abordaje, si transglandular o subcutáneo y si el emplazamiento será sub muscular, subglandular o subfacial.

10.- Finalmente que te defina el cuidado que debes dar a tus prótesis y el tiempo que te durará.

El cambio de las prótesis es un tema polémico. Desde la aparición de las prótesis rellenas de gel cohesivo de silicona ya no es necesario cambiarlas entre 8 ó 10 años. No obstante, preferimos reemplazar las que no son de este tipo para prevenir la ruptura de la prótesis por desgaste de su superficie.

Si la prótesis se rompe su contenido de aceite de silicona queda expuesto y es más riesgoso ya que la pegajosa silicona se puede impregnar en los tejidos circundantes provocando inflamación de la zona.

Cuando la paciente elige por olvidarse de las prótesis recomiendo la colocación de prótesis rellenas de suero, que no necesitan ser cambiadas hasta que se vacíen.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada