Salir a cenar con los hijos.



Salir a comer con tu familia es una experiencia que jamás olvidarás; cuando se es adulto es grato recordar, los momentos en que los padres llevaron a sus hijos a un restaurant.

Es grato revivir épocas en que a través de esta práctica se aprendía a comer fuera de casa y sobre todo a probar platos que no preparaba mama en casa, con el pretexto de que eran muy nutritivos.

No te hagas problemas el salir con tus hijos será una experiencia agradable y te permitirá conocerlos y ellos aprenderán mucho sobre comida, y valga la redundancia tus hijos aprenderán a comportarse mejor fuera de casa.

Cenar con los hijos

Cenar con tus hijos es una forma de integrar a tu familia y de sociabilizar a todos los integrantes. Comer con tus hijos fuera tiene beneficios como:

1.- Es una buena opción para que tus hijos se animen a probar nuevos platillos, ayudándole a dar variedad a su alimentación ampliando sus gustos. La variedad de la dieta es importante para asegurarte que les proveerás de todos los nutrimentos que necesitan para su correcto desarrollo.

2.- Cenar fuera de casa no es por lo general una costumbre diaria, por lo tanto, solo ayúdalos a definir sus gustos ya tomar decisiones, sólo aconséjalos y oriéntalos para que tomen la decisión adecuada.


3.- Recuerda que en los restaurantes existe variedad en los platillos, los hay de verduras, carnes, etc. y además la decoración de los platos puede ser un punto importante para la decisión de tus hijos.

4.- Si en casa no es costumbre la ingesta de pescados y mariscos, una cena fuera de casa es con seguridad el momento adecuado para que tus hijos lo prueben y vena que existe mil formas de comer pescado deliciosamente, siempre aconséjales decir por lo platos sencillos hasta los más sofisticado.




5.- Con seguridad el postre es el plato más esperado por tus hijos, este ultimo platillo traerá nuevas experiencias para tus hijos, porque ellos podrán decidir desde tortas, helados, compotas hasta pasteles; esta opción será la que en definitiva impulse a tus hijos a retornar a un restaurant.

Si tus hijos son muy pequeños y un poco difíciles a la hora de comer, busca aquellos restaurantes que son especialistas, en preparar una gran variedad de platillos justo para el paladar de los engreídos de la casa.

Lugares para cenar

En la actualidad salir a cenar con los niños no debe ser un problema, ya que por la propaganda difundida por la televisión, estos aben que existen lugares donde se expende comida rápida que es muy agradable a su paladar y no representan peligro si eso no se convierte en un habito excesivo.

Es más en esos lugares existen juegos infantiles y los niños pueden entretenerse si terminan antes que los adultos.

Recuerda que salir con ellos no debe ser un tortura sino un momento de placer y sobre todo grato y ameno.

Cuando los lleves por primera vez no los lleves a un lugar sofisticado, el concurrir a lugares más exóticos y sofisticados debe ser gradual. Inicialmente llévalos a un restaurante sencillos, donde se sirva comida conocida y donde no tengan que usar muchos cubiertos, es decir donde la etiqueta no sea una norma rígida.




Por otro lado, siempre es recomendable conversar con los niños advirtiéndoles que saldrán a cenar fuera y que su buen comportamiento será premiado al retornar a casa, la comunicación que mantengas con ellos será la clave del éxito en una cena con tu familia fuera de casa.

Cuando llegues al restaurante elegido, lleva a tus hijos de la mano y ubícalos en la mesa donde el mozo te lo indique. Te aconsejamos lo siguiente:

1.- Mantén la mirada atenta sobre tus hijos, no los descuides ni por un momento, eso no significa que te estreses y no goces de la comida.

2.- Si uno de tus hijos es muy pequeño, solicita al mozo una silla adecuada para su tamaño y ponlo a tu lado para que tú puedas dominar la situación.

3.- Con la carta en la mano, explícales a tus hijos el contenido de los platos más  sencillos y con ingredientes conocidos para ellos. Luego ellos mismos irán sofisticando sus gustos.

4.- Si ocurre un derrame o un accidente con la comida no los avergüences, gritando o haciendo aspavientos, solicita la ayuda del mozo; ellos sabrán cómo actuar en esos casos. Sólo recuerda a cualquiera le pasa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada