Cáncer de piel. Cuídate de los rayos ultravioleta.


Las personas de piel blanca adquieren el cáncer a la piel con más frecuencia.

Efectivamente los principales factores de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son:

1.- Las personas con la piel blanca. Los tres tipos principales de cáncer de piel son: el carcinoma baso celular, el carcinoma de células escamosas (que tiene altas posibilidades de curación), y el tipo más grave que es el melanoma maligno.

2.- Otro de los factores de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son los rayos ultravioleta procedentes de la luz solar, que producen mutaciones en el ADN de las células que se acumulan durante años.

3.- Otro grupo en riesgo son las personas que tienen úlceras o irritaciones crónicas que no cicatrizan: lunares y otras marcas de nacimiento que aumenten de tamaño o cambien de color.

4.- Las personas que trabajan en la calle y están expuestas a los rayos del Sol tienen mayor riesgo de padecer cáncer de piel, las personas blancas con ojos claros y mayores de 50 años estas personas deben usar crema solar.


No se debe olvidar que el cáncer de piel es un conjunto de enfermedades neoplasias, que tienen un diagnóstico, tratamiento y un pronóstico distinto, lo único que las une es la afección cutánea.


Tipos de cáncer de piel

La exposición a los rayos ultravioletas (UV) del Sol y al medio ambiente son los factores ambientales más importantes en la aparición del cáncer de piel. Las acciones para protegerse del Sol pueden prevenir el cáncer de piel si se utilizan de forma constante.

Ni que hablar de los rayos ultravioleta provenientes de fuentes artificiales de luz, como las camas de bronceado y las lámparas solares, son tan peligrosos como la radiación solar directa  razón por la que deben evitarse.



Dentro de toda la tipología existe varios tipos de cáncer, siendo los más importantes y habituales:

Epiteliomas o carcinoma: Este tipo está relacionado principalmente al carcinoma epidermoide de piel y al carcinoma baso celular. Los epiteliomas son los cánceres más frecuentes en las personas  y están excluidos de la incidencia cancerígena debido a que tienen prevalencia universal con la edad.

  • Melanoma maligno de piel.
  • Metástasis de varios cánceres en la piel: cutánide o cutánides, conocidas como letálides o metástasis cutáneas.
Miscelánea: son un tipo de cánceres pero menos frecuentes  como:

  • Linfoma cutáneo, como la micosis fungoide.
  • Sarcoma de Kaposi.
  • Dermatofibrosarcoma o histiosarcoma maligno.
  • Carcinoma de Merkel.

Si quieres ver ciertos síntomas debes hacer un autoinspección cada mes, con la ayuda de un espejo y una excelente iluminación se debe buscar:

  • Marcas  no vistas en la piel: lunares, manchas, coloraciones, protuberancias.
  • Lunares con cambio en tamaño, textura, color o forma.
  • Lunares o lesiones que no sanan o sangran.
  • Lunares con bordes desiguales, diferencia de color o asimétricos.




El cáncer de piel no melanoma es el tipo más común de cáncer de piel. Se le llama no melanoma, porque en este grupo de tumores cancerosos están inmersos todos los tipos de cáncer de la piel, excepto el melanoma maligno, que es el cáncer que se desarrolla a partir de los melanocitos.

Otros tipos de cáncer de piel no melanoma, menos comunes que los mencionados son:

El sarcoma de Kaposi: Tiene su origen en la dermis, aunque pude formarse en los órganos internos, por lo general se desarrolla  en personas  que tiene el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), o que sufren el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Linfoma: La dermis contiene un buen número de linfocitos que son un tipo de células del sistema inmunológico. Cuando éstos se tornan malignos, forman el linfoma. Sin embargo parece que la mayoría de estos tipos de cáncer se originan en los ganglios linfáticos o en los órganos internos.

Existen ciertos tipos de linfoma que se originan en la piel. De acuerdo a la terminología médica: linfoma cutáneo primario quiere decir que el linfoma se ha originado en la piel y el más común es el linfoma cutáneo de células T, también llamado micosis fungoide.

Los sarcomas: Evolucionan a partir de las células del tejido conectivo, especialmente en tejidos profundos debajo de la piel. Con menor frecuencia, éstos se producen en la dermis y el tejido subcutáneo de la piel.

Existen varios tipos de sarcoma que pueden desarrollarse en la piel, incluyendo el dermatofibrosarcoma protuberans y el angio sarcoma.

El carcinoma de células de Merkel: Se desenvuelve a partir de las células endocrinas de la piel. A menudo reaparecen después del tratamiento y se extienden a los ganglios linfáticos cercanos. También se expanden a los órganos internos.

Causas del cáncer de piel

Las causas del cáncer a la piel  en general son diversas y en  relación al cáncer de la piel algunas causas específicas son:

1.- La exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV), pues su principal fuente es la luz solar. El grado de exposición a esta radiación depende de la intensidad de la luz, del tiempo de exposición.

Las personas que viven en áreas donde están expuestas todo el año a una luz solar intensa tienen mayor riesgo. Al igual que aquellas que están a la intemperie por razones de trabajo o diversión.

2.- Las lámparas y cabinas bronceadoras que pueden cáncer de la piel no melanoma.

3.- La exposición a ciertos productos químicos como el arsénico, la brea industrial, la hulla, la parafina y ciertos tipos de aceites.

4.- La exposición a la radiación como la producida por la radioterapia.

5.- Las lesiones o inflamaciones graves o prolongadas de la piel, como las quemaduras graves, la piel que recubre el área donde se produjo una infección grave, y la dañada por ciertas enfermedades inflamatorias.

6.- El tratamiento de la psoriasis con psoralenos y luz ultravioleta.

7.- El xeroderma pigmentoso , una condición hereditaria muy poco frecuente, reduce la capacidad de la piel para reparar los daños que sufre el ADN como consecuencia de la exposición a la luz solar. Las personas con este trastorno desarrollan tumores cancerosos de la piel, a veces desde la infancia.

8.- El síndrome del ne vus de células basales es una condición congénita igualmente poco frecuente, que ocasiona múltiples tumores cancerosos de células basales.

No se puede evitar adquirir el cáncer, pero si se puede tomar medidas de protección, para evitar su  pronta llegada, dentro de estas medidas de protección están:

  • Usa protectores solares con un SPF 15 como mínimo.
  • Aplícate los protectores media hora antes de exponerte al sol.
  • Repite la aplicación cada 2 ó 3 horas.
  • Evita el sol entre las 10 am y las 3 pm.
  • Busca sombras en los espacios abiertos y usa sombrillas.
  • No expongas a los bebés al sol.
  • Usa lentes de sol, que filtren los rayos ultravioleta.
  • No emplees camas solares o cabinas de broncear.
  • No te expongas por mucho tiempo a los rayos ultravioleta, protégete con capuchas, viseras, sombreros y crema solar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada