Laxantes. Combate el estreñimiento.


Cuidado con la ingesta de laxantes, puedes deteriorar tu flora estomacal.

El laxante es una pócima usada para provocar la defecación o la eliminación de heces. En síntesis son consumidos para tratar el estreñimiento.

Algunos laxantes, lubricantes, y salinos son usados para evacuar el colon para realizar exámenes rectales e intestinales. A veces son cambiados por enemas.

Tipos de laxantes

Existen varios tipos de laxantes  se suministran por vía oral o en forma de supositorios.

También son conocidos como formadores de bultos, los que se ingieren con una dieta cimentada en fibra. Los agentes productores de bultos tapan el intestino y, el cuerpo retiene agua, formando un gel emoliente, haciendo fácil la acción peristáltica que mueve la comida en los intestinos. En este caso tenemos:

Los suavizantes de heces/surfactantes.- Actúan en el intestino delgado y grueso. Esto origina que el agua y la grasa salgan expulsados del cuerpo rápidamente.


Lubricantes/emolientes.- Actúan en el colon y hacen que las deposiciones sean líquidas y, se deslicen por el intestino fácilmente. Un ejemplo es el aceite mineral, el cual retarda la absorción de agua del colon, suavizando las deposiciones.

Hidratantes-osmóticos.- Esto ocasiona que los intestinos concentren más agua, suavizando la deposición. Hay de dos tipos: salinos e hiperosmóticos.

Agentes hiperosmóticos.- Actúan en el colon, en este grupo están incluidos los supositorios de glicerol y lactulosa, retienen agua en el colon, bajando el pH, y también se usa en casos de encefalopatía hepática.

El abuso de los laxantes genera  un grave problema, una dosis muy elevada puede ocasionar parálisis intestinal, síndrome irritable de intestinos (SII), pancreatitis, hemorroides, entre otros.

Muchos productos se venden para aliviar el estreñimiento, entre los que se incluyen laxantes formadores de masa, lubricantes, ablandadores de heces, laxantes salinos, laxantes estimulantes y medicamentos combinados.




1.- Los laxantes formadores de masa trasladan agua a las heces para crear heces blandas. Las heces más grandes ayudan a impulsar la contracción del intestino y expulsan las heces.

2.- Los ablandadores de heces ayudan para que los líquidos se mezclen con las heces  ablandándolas. Eso facilita la excreción de las heces del cuerpo.

3.- Los laxantes salinos trasladan líquidos del tejido cercano al intestino. Eso ablanda las heces y contribuyen para que el intestino los excrete.

4.- Los laxantes estimulantes son el tipo de laxantes más fuerte. Provocan la opresión o contracción del intestino para excretar las heces. Sólo deben usarse días limitados recuerda no están diseñados para usarse largamente, pueden generar problemas de salud.

Por lo general los laxantes no tienen efectos secundarios si los utilizas adecuadamente. Sin embargo, a veces pueden provocar retortijones, gases, náuseas o diarrea.

No todas las personas pueden ingerir laxantes. No tomes laxantes si eres alérgico a alguno de sus componentes.




Los laxantes pueden estorbar en la medida que el cuerpo absorbe ciertos medicamentos y algunos nutrientes. Como recomendación no tomes ningún medicamento después de dos horas de haber tomado un laxante y sobre todo consulta con tu médico.

Nunca mezcles varios tipos de laxantes, como laxantes orales. No tomes bisacodil en el término de una hora de haber tomado antiácidos o de haber bebido leche.

El aceite mineral y el aceite de ricino se utilizan como laxantes, pero no se les debe usar constantemente, suele ocasionar deficiencias de las vitaminas A, D, E y K. El aceite de ricino es un laxante estimulante, puede generar estreñimiento crónico causando  pérdida de tono muscular en el intestino.

Laxantes naturales

Algunos  alimentos son laxantes naturales. Antes de comenzar a tomar laxantes o ablandadores de heces, incorpora estos alimentos laxantes a tu dieta.

Las frutas crudas como los plátanos, las manzanas, los melones y una variedad de moras son líquidas, y ayudan al cuerpo a lavar las toxinas. Son fáciles de digerir y tienen muchos nutrientes antioxidantes, fibra y vitaminas importantes como la vitamina C.

1.- Los plátanos: Tienen mucha fibra y son un laxante natural, promueven una fácil digestión. Como tienen gran cantidad de potasio, comer un plátano al día restaurará los valiosos electrolitos que el  tracto intestinal requiere. Contienen un compuesto natural llamado fructooligosacárido, que ayuda a formar bacterias benéficas en el tracto intestinal.

2.- Manzanas: Los niveles elevados de pectina en las manzanas estimulan los intestinos y también proveen fibra para facilitar los movimientos intestinales.

3.- Los melones es uno de los alimentos más fáciles de digerir. Cuando se consume el melón este va directamente a los intestinos. Si otros alimentos lo retienen en el estómago, se descompondrán muy rápido y fermentarán.

4.- Las ciruelas son el laxante de la naturaleza, son excelentes antioxidantes, y otorgan bacterias benéficas a los intestinos.

5.- Frutas cítricas como: Limones, naranjas y limas, tienen gran poder de desintoxicación. Ayudan al cuerpo a lavar las toxinas, al igual que motivan el tracto digestivo con procesos enzimáticos.

6.- Vegetales crudos: Consumir el jugo de vegetales frescos, los convierten en los laxantes más altos en fibra y regulan los movimientos intestinales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada