Salud emocional. Controlar las emociones.


Cuando uno está sano emocionalmente se tiene paz y se vive con tranquilidad, si el caso fuese lo contrario la intranquilidad reinará, se viviría en constante estrés y angustia.

Probado está que la persona emocionalmente sana tienen control sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

Si se sienten bien consigo misma y sus relaciones interpersonales son excelentes. Son capaces de poner los problemas en perspectiva.

Sin embargo, es necesario recordar que algunas personas que tienen buena salud emocionalmente hablando, también a veces tienen problemas emocionales o enfermedades mentales. La enfermedad mental con frecuencia tiene tanto una causa física como un desequilibrio químico en el cerebro.


El estrés y los problemas en la familia, trabajo o el colegio a veces pueden desencadenar una enfermedad mental o hacer que esta empeore. Pese a ello las personas emocionalmente sanas han desarrollado formas de hacerle frente al estrés y los problemas.




Ellas saben cómo controlarse  es por ello que cuando necesitan buscan ayuda de un especialista llámese psicólogo, o psiquiatra. Pero, también puede encontrarse la solución en las prácticas de yoga, tai chi chuan, chi kung, meditación, relajación y poder mental. En todo caso, la combinación de todas las técnicas y ciencia será lo mejor.

Controlar las emociones

Cómo lidiar con las emociones, si se quiere llevar una vida sana es indispensable que las personas aprendan a controlar sus emociones:

1.- Aprendiendo a expresar los sentimientos en forma correcta. Es importante que la gente que está en tu entorno sepa cuando hay algo que realmente  te molesta.

 2.- No guardando los sentimientos de tristeza o de rabia dentro de sí, pues eso consume energía adicional y puede ocasionar problemas en las relaciones interpersonales de trabajo o escuela.




4.- Lleva una vida tranquila con una alimentación bien balaceada, obtén tiempo para realizar las cosas que disfrutas. Además concéntrate en las cosas positivas de la vida.

5.- Ocúpate de tu salud física ya que si no lo haces puedes afectar tu salud emocional, cuida tu cuerpo haciendo ejercicio con regularidad, comiendo alimentos saludables y durmiendo lo suficiente. No abuses de las drogas, del alcohol o del tabaco.

La salud emocional es imperiosa para poder llevar una vida plena, placentera y feliz. Por lo general, las emociones y los aspectos psicológicos quedan de lado dándose mucha importancia a lo racional y lo físico.

Pero no debemos olvidar que las afecciones de la salud emocional pueden ocasionar graves trastornos si no se le presta la atención debida por ello, es importante saber escuchar nuestros sentimientos y emociones. Ante la presencia de síntomas de algún trastorno emocional, se le debe dar la atención necesaria para evitar que se transforme en un problema mayor.

No debemos olvidar  que es vital saber escuchar y entender lo que nos pasa. Sólo desarrollando una buena inteligencia emocional tendremos equilibrio en nuestro organismo y, como corolario de ello tendremos una  excelente salud emocional. Para lograrlo es necesario tener una actitud positiva.

En todos estos factores la meditación o interiorización, lleva al encuentro con el Ser Interno y posibilita dominar en mucho menor tiempo los problemas existentes.

Trastornos emocionales

Algunos de los trastornos más comunes que afectan a nuestra salud emocional son:

El estrés.- Actualmente el estrés es uno de los problemas emocionales más comunes, debido a la alta exigencias y al vertiginoso ritmo de vida que llevamos.

Timidez.- La vergüenza extrema y fobia social. Hace que no controlemos y eso  es muy negativo a la hora de relacionarnos con las demás personas. No pueden establecer vínculos emocionales con otras personas.

Los ataques de ansiedad.- Es uno de los trastornos más habituales de la actualidad. Los ataques de ansiedad constantemente están motivados por la gran cantidad de exigencias del día a día.

Los problemas de autoestima y de identidad, la falta control sobre nuestras emociones influye negativamente sobre nuestra autoestima y la confianza en nosotros mismos. Es importante aprender a valorarse para poder tener una mejor calidad de vida.

El poco o nulo control de las emociones  puede ocasionar otras emociones como la depresión, los ataques de ira, los ataques de celos constantes debido a la inseguridad y la falta de control de uno mismo.

Si llegamos a conocer nuestras vidas emocionales habremos ganado la habilidad de emplear nuestro interés y nuestra experiencia en una nueva forma de interacción con los demás.

La asesoría  psicológica, los grupos de ayuda y los medicamentos pueden ayudar a las personas que tienen problemas emocionales o que padecen una enfermedad mental. Si tienes un problema emocional habla con tu médico. Él te puede ayudar a encontrar el tipo de tratamiento adecuado.

La meditación es un método excelente para poder  hacernos una inspección interior y de esa forma nos auto conoceremos mejor.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada