Alimentación macrobiótica. Dieta macrobiótica.


Mediante el principio de equidad del Yin y Yang aplicado a la alimentación, se puede ubicar cada alimento de acuerdo a las diferentes necesidades u objetivos del individuo es decir:

  • Que para realizar trabajos que necesitan mucha fuerza física no se comerán las mismas cosas que cuando se realiza un trabajo sedentario
  • Tampoco se tomará lo mismo cuando se es un bebé o un abuelo, ni cuando se está enfermo o en buena salud.
  • No es lo mismo alimentarse cuando se hace un esfuerzo intelectual que cuando el esfuerzo sea sólo físico.


Eso significa que cada persona tiene que encontrar su macrobiótica se debe comprender, practicar y verificar por sí mismo, ya que cada caso es particular y especial, que todo cambia no hay estática. La premisa es non credo, es decir, no creer ciegamente.

Alimentos macrobióticos


George Ohsawa propone con la macrobiótica un cierto orden en la alimentación después de miles de años de hacerlo y ser experimentado por las diversas culturas han visto sus beneficios como:


Los cereales integrales.- Son la base de una alimentación equilibrada de Yin-Yang sería el que más se aproxima al de nuestro organismo. Éstos se consumen de preferencia en forma de granos. Cuando un alimento está refinado, implica que se le ha quitado algo, y eso automáticamente lo desequilibra. Cabe recordar que los cereales han sido consumidos por todas las civilizaciones antiguas y que aun hoy en día constituyen la base alimenticia de un buen número de pueblos.





La macrobiótica no es un régimen alimenticio tipo vegetariano más amplio y se puede comer lo que se quiera; la alimentación macrobiótica consiste en comprender las especificidades de cada alimento, según Yin y Yang- por eso es necesario saber equilibrarla de acuerdo a los objetivos de cada persona quien debe decidir si ingiere productos animales o no, de qué tipo, qué cantidad, etc. Todo dependerá del resultado que se quiera obtener lo que importa es equilibrarlos.

Con las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc. Desde un punto de vista Yin-Yang, cuándo se come más bien vegetariano, se aconseja tomar en primer lugar aquéllas verduras que crecen bajo tierra -raíces, ya que serían las que complementan mejor a los cereales; a continuación viene todo el resto.

Alimentos específicos.- En macrobiótica son las algas, derivados de la soja como el miso y el tamariz, los tés verdes "de tres años", las ciruelas, etc.




Se les llama así, por sus cualidades a menudo medicinales y de otra porque, al principio se les empleaba muy raramente generalmente son alimentos de origen japonés, aunque ya lo están fabricando en todo el mundo.

El régimen curativo.- Consiste en comer lo mas equilibradamente posible en el tiempo que dure su enfermedad con la finalidad de no seguir agrediendo al organismo y permitir que se regenere según su propia lógica interna.

Como la tendencia generalizada en la sociedad de consumo predominante es la de tomar demasiadas cosas o cantidad Yin y que es este exceso el que acaba por crear un desequilibrio, en general este régimen es más bien restrictivo Yang o "yanguizante"; pero si nos encontráramos en el caso contrario alguna enfermedad causada por exceso de Yang), un régimen curativo consistiría en tomar más bien alimentos Yin.

El régimen estándar o clásico.- Consiste en comer según proporciones consideradas convenientes para el organismo de la mayoría, de la gente.

Críticas.- A pesar de todo lo dicho, las proporciones en la comida macrobiótica son iguales en casi todas las culturas del mundo. Algunos expertos nutricionistas de Occidente concluyen que, si se sigue de forma extrema la dieta puede causar daños a algunos individuos.

Se menciona por ejemplo que el estricto y riguroso de la dieta cualquiera sea su naturaleza puede causar escorbuto, anemia, hipo proteinemia, hipo calcemia, pérdida de la función del riñón debido a la poca ingesta de líquidos, así como otras formas de malnutrición, e incluso la muerte.

Los seguidores afirman  que para combatir cualquier enfermedad  es necesario alimentarse equilibradamente ya que es esta la que nutre al organismo y a la mente y por lo tanto sería inútil recurrir a antídotos, sean alopáticos, homeopáticos o naturistas, si no se dejan de consumir venenos como; las grasas saturadas, gran cantidad de azúcar, sal, tabaco, alcohol y drogas.

Dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica, es una dieta muy antigua de origen japonés, cuyo nombre significa “vida larga”. Es una filosofía y un estilo de vida cuyo fin es ayudar a las personas a ser más sanos. La dieta macrobiótica se usa para curar enfermedades o como régimen adelgazante.

La dieta macrobiótica divide a los alimentos en dos tipos:

Alimentos Ying.- Estos alimentos  se deben consumir muy poco  pues su energía es debilitante: azúcar, miel, bebidas alcohólicas, frutas tropicales como el plátano, mango, kiwi, papaya, piña, sandía, ciruela, verduras como las papas, berenjena, tomate, ajo y remolacha, lácteos, pan blanco, embutidos, carne, huevos, almejas, vitamina C, especias, alimentos procesados, conservas, colorantes o ingredientes químicos.

Alimentos Yang.- Son los alimentos necesarios, pues su energía es tonificante: cereales (trigo, centeno, maíz, cebada, mijo, avena), legumbres, algas marinas, ocasionalmente pescado, vitaminas A, B6, D, E y K, y vegetales cultivados sin pesticidas, en huertos caseros, lo cual ha encontrado gran aceptación entre los rivales de la industria alimentaria. Es muy importante preparar los alimentos al vapor y se debe cocinar con sal marina no yodada.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada