lunes, 14 de mayo de 2012

Equimosis. Cambios en la coloración de la piel.


Ten cuidado con los moretones espontáneos, equimosis o hematomas; manchas rojas en piel; pequeñas manchas rojas en la piel; petequias, que aparecen de pronto  en la piel y más si ya estás en la barrera de los 40 años.

Puede tratarse de una equimosis que viene a ser un término medico  que identifica a una lesión subcutánea caracterizada por depósitos de sangre (sangre extravasada) debajo de la piel intacta.

Clasificada como contusión simple, es un signo inequívoco de vitalidad, su tamaño puede variar, llamado hematoma o moretón si su tamaño es muy pequeño se le llama petequias se puede localizar en la piel o en la membrana mucosa.

Luego de un trauma o golpe  local, los eritrocitos o células sanguíneas son fagocitados y degradados por los macrófagos. El color rojo-azulado es generado por una enzima convertidora de hemoglobina a bilirrubina, la misma que es de color azul-verdoso. La bilirrubina es convertida en hemosiderina, que tiene un color dorado y café, que nos da el cambio de colores en el moretón.

Los hematomas se  dividen en tamaños. Por definición, una equimosis oscila entre 1 y 2 centímetros de largo, y son más largas que las petequias (1-2 mm) o pigmentos púrpura que son mayores a 3 mm. Los hematomas también tienen bordes difusos de color púrpura.


Los dermatólogos diferencian  púrpura, petequia y equimosis por sus nombres descriptivos. Mientras que otros especialistas lo llaman equimosis.

Causas de la equimosis

Las causas de una equimosis son diversas entre ellas están:

  • Lesión o traumatismo.
  • Reacción alérgica.
  • Trastornos autoinmunitarios.
  • Infección o enfermedad viral que afecta la coagulación de la sangre.
  • Tratamiento médico, incluyendo radiación y quimioterapia.
  • Medicamentos antiplaquetarios.
  • Hematoma o moretón (equimosis).
  • Parto (petequias en el recién nacido).
  • Envejecimiento de la piel (equimosis).
  • Púrpura trombicitopénica idiopática (petequias y púrpura).
  • Leucemia (púrpura y equimosis).


Recomendaciones para la equimosis


Las personas deben de tener cuidado no sólo en casa sino en cualquier lugar donde se encuentre.

Se recomienda proteger la piel que va envejeciendo y evitar traumatismos, tales como golpes o tirones en áreas cutáneas.

Si se trata de una cortadura o un rasguño, se debe aplicar presión directa para detener el sangrado.

Si se presenta una reacción a un medicamento, es preciso consultar con el médico para suspenderlo. En caso contrario, se debe seguir la terapia prescrita para el tratamiento de la causa subyacente del problema.

La persona debe contactar al médico si:

  • Presenta un sangrado repentino dentro de la piel sin razón aparente.
  • Se nota un hematoma o moretón inexplicable que no desaparece.
El médico lo examinará y le hará preguntas acerca del sangrado, tales como:

  • ¿Ha tenido una lesión o accidente reciente?
  • ¿Ha recibido radioterapia o quimioterapia?
  • ¿Qué otros tratamientos médicos ha tenido?
  • ¿Toma ácido acetilsalicílico (aspirin) más de una vez por semana?
  • ¿Ha ocurrido el sangrado repetitivamente?
  • ¿Ha tenido siempre la tendencia a sangrar dentro de la piel?
  • ¿Comenzó con una cirugía o con la extracción de un diente?
Paralelo al examen que realiza el médico este puede disponer otro tipo de exámenes para reforzar el diagnóstico, tales como:

  • Exámenes de coagulación como INR y tiempo de protrombina.
  • CSC con conteo de plaquetas y fórmula leucocitaria.
  • Biopsia de la médula ósea.

Estos moretones  esencialmente van acompañados de síntomas neurológicos. El sangrado por debajo de la piel puede ocurrir a partir de vasos sanguíneos rotos que forman diminutos puntos rojos, llamados petequias. La sangre también se puede acumular bajo el tejido en áreas planas más grandes, llamadas púrpura o en un área con hematomas grandes, llamada equimosis.

Aparte del hematoma o moretón común, el sangrado dentro de la piel o las membranas mucosas es una señal muy significativa y siempre lo debe revisar un médico.

El enrojecimiento de la piel (eritema) no tiene que  confundirse con un sangrado. Las áreas de sangrado bajo la piel no se vuelven pálidas cuando se presiona allí.

El enrojecimiento del eritema disminuye cuando se le aplica presión y retorna cuando ésta se libera.

Aparte del hematoma o moretón común, el sangrado dentro de la piel o las membranas mucosas es una señal muy significativa y siempre lo debe revisar un médico.

1 comentarios:

Anónimo dijo... [Responder]

La habitual prescripción de aspirina u otros antiplaquetarios, en los pacientes con cirugía vascular o cardiovascular, y agregando la edad, es una de las causas comunes de la aparición de equimosis, por la acción de traumatismos mínimos.

Publicar un comentario en la entrada