Miomas. Prevenlos y evita sus complicaciones.



A muchas mujeres pueden presentar miomas en el interior del útero, de formas muy distintas. Existe un mayor riesgo en las mujeres pre menopáusicas, en las multíparas y en las mujeres obesas, pues se debe a la larga exposición de altos niveles de estrógeno.

El mioma es un tumor uterino, benigno, esferoide, de color rosado y consistencia firme; está constituido por músculo liso y tejido conjuntivo.

Es causa de aproximadamente un 10% de los problemas ginecológicos. Este crecimiento suele presentarse algo más frecuente en las multíparas y en las mujeres de piel oscura. Aunque las costumbres alimentarias juegan un elemento importante. En países en donde el consumo de lácteos es menor, la incidencia es mucho menor.

En los E. U. A. la proporción con que se presenta la miomatosis en las mujeres caucásica, es de 10%  a los 30 años y de 30% a los 50 años; y en las mujeres negras los porcentajes correspondientes son de 30 y 50% respectivamente.

En cambio, en las mujeres de algunas tribus africanas es raro el desarrollo de miomas.

La causa de la formación de los miomas no se conoce. Microscópicamente se reconocen elementos de tejido conjuntivo en cantidad variable; estos tumores se originan de las células musculares lisas inmaduras que recubren en las arterias del miometrio. Por su semejanza con los fibromas, los miomas se designan también fibroides, tumores fibroides y fibromiomas.

Experimentalmente se han producido miomas uterinos mediante administración masiva de estrógenos; sin embargo, no ha sido posible inducir la formación de miomas en el ser humano por medio de hormonas u otras substancias.


En el recién nacido pueden encontrarse miomas minúsculos, pero  estas formaciones no sufren modificaciones antes de la pubertad. Después de la menopausia, los miomas requieren para su estimulación mayores cantidades de estrógenos que de elementos fisiológicos.

La dependencia hormonal y la influencia de la nutrición vascular de los miomas son muy evidentes en el embarazo; estos tumores aumentan generalmente de tamaño después del parto.




El útero puede tener muchos miomas en diferentes estadios de desarrollo y degeneración. Se han encontrado casos de miomatosis con varios cientos de tumores, y se encuentran miomas solitarios sólo en un 2% de los casos. Algunos tumores pueden alcanzar gran tamaño, existen informes de algunos cuyo peso ha sobrepasado los 45 Kg.

Cada tumor está limitado por una seudo cápsula, lo cual le favorece su nucleación. Los vasos sanguíneos entran por la periferia y arborizan dentro del tumor.

A la sección, un mioma típico en desarrollo exhibe un aspecto en remolino por la disposición de los haces musculares y fibrosos. Los miocitos son muy uniforme en tamaño y sus núcleos son de apariencia notoriamente benigna. Los miomas jóvenes se encuentran bien vascularizados, pero la irrigación se reduce con el tiempo. Ocasionalmente pueden descubrirse teleangiectasias o linfectasias en el tumor.


Los miomas uterinos se originan en el miometrio y se clasifican de acuerdo con su localización anatómica.

Los miomas intramurales inducen contracciones uterinas, por lo que el tumor tiende a desplazarse hacia la cavidad mioma submucoso o hacia la superficie mioma subseroso, cuando el mioma crece entre las hojas del ligamento ancho, se designa como intraligamentario.

Es raro que se produzcan adherencias al intestino u otras estructuras intrabdominales.

Eventualmente pueden suceder que un mioma se convierta en un parásito al desprenderse del útero. En estos casos el tumor toma su irrigación del sitio de su nueva adherencia. En ocasiones los miomas parásitos se conservan unidos al útero por algunas bandas adherenciales.

Síntomas del mioma

Los síntomas depende del tamaño y los cambios que pueden sufrir los miomas. También influye la presencia o ausencia del embarazo.

Los miomas pueden originar producir dolor agudo recurrente, causan flujo vaginal, sangrado, dispareunia y esterilidad. Son muy grandes, que pueden ocupar la pelvis o desplazar a otras estructuras pélvicas.




En las mujeres embarazadas, los miomas representan los siguientes riesgos: aborto( Debido a cambios atróficos del endometrio); trabajo de parto prematuro( por la irritabilidad uterina aumentada); dolor(debido a torsión o degeneración del tumor).

Complicaciones del mioma

Las complicaciones de la miomatosis son de la degeneración benigna y la malignización.

La degeneración benigna presentan las formas siguientes:

Atróficas: los signos y síntomas regresan o desaparecen a medida que disminuye el tamaño del tumor en la postmenopausia o en el puerperio.

Hialina: Los miomas maduros o viejos, son blancos, pero exhiben áreas amarillas blandas, blandas y gelatinosas de hialinizacion. Estos tumores son habitualmente asintomáticos.

Quísticas: El esfuerzo físico puede provocar la evacuación del líquido contenido en el útero hacia la cavidad peritoneal o retroperitoneal.

Calcificada o calcaría: Los miomas subserosos son los más afectados por la obstrucción circulatoria que causa la precipitación de carbonato y fosfato de calcio en el tumor. La torsión produce dolor.

Séptica: El riesgo sanguíneo insuficiente puede producir necrosis de la porción central del tumor, y esta zona puede infectarse secundariamente. Estos cambios causan dolor agudo, hipersensibilidad y fiebre.

Carnosa o roja: La trombosis, la congestión venosa y la hemorragia intersticial son responsables de la coloración rojiza brillante. Durante el embarazo, que es cuando sucede por lo general la degeneración carnosa, se presenta edema e hipertrofia del miometrio. Las alteraciones del riesgo sanguíneo en el tumor, dan lugar a infarto, degeneración aséptica y autolisis, y dolor intenso.

Mixedematosa o grasa: Esta forma degenerativa, rara, es consecutiva a las degeneraciones hialinas y quísticas; es asintomático.


Tratamiento del mioma

La selección del método del tratamiento más conveniente, se basa en la sintomatología, en el tamaño, localización, cambios tumorales intrínsicos, edad de la paciente, sus condiciones particulares de embarazo, el deseo de futuros, embarazos y las condiciones generales de salud.

A medida de urgencia: En ocasiones es necesaria la aplicación de transfusiones para corregir la anemia.

En las mujeres no embarazadas, los miomas son pequeños y asintomáticos que requieren solamente observación periódica y labor de convencimiento para borrar el temor de la paciente. Raras veces es posible palpar los miomas varios años después de la menopausia, aun cuando antes de ella los tumores hayan tenido un tamaño aproximado al de un útero.

Mujeres embarazadas: La cirugía uterina implica un peligro para el feto. Si al 4to mes de gestación del útero no es más grande que el útero correspondiente, es probable que transcurra  el embarazo sin complicaciones.

Otras medidas: la irradiación con rayos x es empleada cuando está contraindicada la intervención de cirugía mayor en una mujer no embarazada. Antes de aplicar la radiación, se debe practicar un raspado uterino, para descartar la posibilidad de cáncer.

4 comentarios:

Reynaldo dijo... [Responder]

Excelente artículo y muy verídico .....

Anónimo dijo... [Responder]

si los miomas no molestan. que pasa se puede vivir tranquila

Anónimo dijo... [Responder]

Tengo miomas pero mi ovario derecho mide59x18mm es normal a demas tengo mucho dolor

Anónimo dijo... [Responder]

tengo 58 años y tengo un mioma subseroso intramural de 4 cm me han quitado un polipo hace seis meses y la biopsia dio benignomancho un poco

Publicar un comentario en la entrada