El lápiz. Faber Castell.



Quien volviera ser niño, para entusiasmarse con los lápices de colores de muchísimos colores brillantes, a rayas, con diseño de muñecas, ositos, carritos de un solo color amarillo, verde, azul, unos muy caros otros baratos, unos con añadido de borrador otros sin ese adicional.

En fin toda una gama de lápices. Pero eso no siempre fue así, en los comienzos del uso del lápiz, la historia es muy peculiar parecida a un cuento de hadas.

Cierto es que desde las épocas prehistóricas los hombres han utilizado todo tipo de carbones para escribir y dibujar, dejando plasmado en las paredes sus intenciones. Se dice que el año 1565, luz, cuando una tempestad bastante fuerte derribó un inmenso árbol cerca de Cumberland, Inglaterra debajo del árbol asomaron raíces y a la vez apareció una sustancia negra de aspecto mineral, era una veta de plombagina o "plomo negro".

Fue el grafito más puro encontrado hasta ese momento, y los pastores   comenzaron a usar pedazos de este material para marcar sus ovejas y otros pobladores con gran sentido comercial comenzaron a partirlo en forma de varitas, que luego vendían en Londres bajo el nombre de "piedras de marcar". Estas varitas tenían dos deficiencias:

1.- Se rompían fácilmente.
2.- Manchaban las manos y todo lo que tocaban.


Un acucioso observador resolvió el problema de manchar envolviendo la varita con un cordel alrededor y a lo largo de la vara de grafito, para ir quitándolo a medida que se gastaba. Así se originó e inicio una industria que género que en Inglaterra el grafito extrajera a gran escala. Por el año 1760 Gaspar Faber un artesano aficionado a la química combino grafito con polvo de azufre, antimonio y resinas, hasta que dio con una masa espesa y viscosa que convertida en varita se conservaba más firme que el grafito puro.

En 1790, el químico francés Jacques Conté, por orden de Napoleón Bonaparte, se dedicó a fabricar y en sus trabajos produjo por primera vez lápices hechos de grafito, molido con un tipo de arcillas, prensando barras y luego horneándolas en recipientes de cerámica. Este método fue patentado en 1795 originando la fabricación de los lápices modernos. Conté fabrico lápices de diversa dureza según la calidad.



En 1812, el ebanista e inventor William Monroe, de Massachusetts, Estados Unidos, fabricó una máquina que fabricaba estrechas tablitas semicilíndricas de madera de 16 a 18 centímetros de longitud. A lo largo de cada tablilla, el aparato producía estrías justo en la mitad del grosor del delgado semicilindro moldeado.

A continuación, Monroe unía con cola las dos secciones de madera, pegándolas estrechamente en torno al grafito y así fue como nació el lápiz tal y como lo conocemos en la actualidad.

Faber Castell

Los lápices actuales se fabrican con grafito los negros o caolín teñido para los lápices de colores estos van recubiertos de madera  generalmente cedro y sus formas son muy variadas; cilíndricos o prismáticos. A mediados del siglo XIX, barón Lothar Faber,compró una mina de grafito en Siberia, cuya producción hizo transportar a lomo de reno y por barco hasta la factoría de Stein-Lothan pero era muy copiado y su empresa peligraba así que logro que en 1874 su marca fuera patentada por el Reichstag de Alemania.

A la marca germana, que llevaba las iníciales del hijo de Gaspar Faber (A.W.) se le agregó más tarde el apellido Castell por la unión en matrimonio de ambas familias, componiendo asiel nombre que ahora distingue al fabricante de más de 2.500 artículos para dibujar y escribir.

En Alemania en esta fábrica primigenia del lápiz existe un museo donde se puede apreciar:




1.- El edicto del Príncipe del príncipe Leopoldo que autorizaba el uso del doble apellido.

2.- Una carta del pintor Vincent van Gogh a su amigo Van Rappard, donde elogia los lápices que "dan un excelente negro" y dice que ha "dibujado con ellos a una costurera y obtenido el mismo efecto que con "la tiza litográfica".

3.- Estuches de lata que contienen los curiosos Ring pencils para Inglaterra y las colonias, Caravan Pencils para Arabia, Floral pencils  para Japón y Aristocratic pencils para China.

4.- Modelos especiales de lapiceras fuentes y lápices, hechos en marfil u oro, como los del Rey Luis II.

5.- Un dibujo que documenta el lápiz utilizado por Bismarck, uno de cuyos extremos está quemado ya que el canciller alemán lo usaba para cargar su pipa.

6.- Grandes artistas como Peter von Cornelius, Gustav Doré, Jean Dominique Ingres y Wilhelm von Kaubach elogiaron en sus misivas a los lápices Faber-Castell que recibieron medallas de oro en exposiciones de Berlín, Munich, París, Londres y Nueva York.

En 1835 J.S. Stadtler fundó la fábrica de lápices y lapiceros con su nombre en el año 2003 gano a nivel mundial el premio "punto rojo" por su diseño Triplus, muy útil por su ergonomía en el aprendizaje a la escritura.

En conclusión el lápiz es un instrumento de escritura o dibujo de madera que en su interior tiene una varilla que tinta las superficies. A esta varilla se la llama mina y su principal componente es el grafito, forma cristalizada del carbono. También sabemos que tienen distintas durezas e incluso distintos colores y desde el siglo XX se les puede encontrar en formatos de portaminas y envoltorios plásticos en lugar de madera.

Cabe aclarar que en marzo del año 1858 Hymen Lipman recibió la primera patente por pegar un borrador al extremo de un lápiz. En la actualidad los lápices modernos se fabrican industrialmente combinando polvo de grafito y arcilla molidos finamente, agregando agua, formando minas largas que se cuecen en un horno (compartimientos térmicamente aislados).

Las minas resultantes se sumergen en aceite o cera fundida, que filtra en los agujeros minúsculos del material, dando por resultado una escritura más lisa. Un tablón de enebro o de cedro de incienso con varios surcos paralelos largos se corta para formar un listón, y las tiras de grafito y arcilla se insertan en los surcos.

Otro tablón acanalado se pega encima, de manera que el ensamble final es cortar todo en lápices individuales, que luego se barnizan o se pintan.

Clasificación del lápiz

Los lápices se clasifican por el material con el que son fabricados:

Lápices de grafito.- Son los tipos más comunes. Son una mezcla de arcilla y grafito y su oscuridad varía de gris claro a negro.

Lápices de carbón de leña.- Se hacen de carbón de leña y proporcionan negros más llenos que los lápices del grafito, pero tienden a manchar fácilmente y son más abrasivos que el grafito.

Lápices de crayón.- Conocidos como lápices de colores éstos tienen en el centro de cera pigmento y otros aditivos. La variedad de lápices de crayón se puede determinar por el número de colores únicos que contiene.

Lápices de grasa.- Conocidos como marcadores de China. Escriben virtualmente en cualquier superficie (incluyendo vidrio, plástico, metal.

Lápices de Acuarela.-Éstos se diseñan para el uso con técnicas de acuarela. Se usan solo en líneas agudas y en negrilla.

Por su utilidad, se clasifican en:
  • Lápices de carpintería.- Su forma ovalada les evita rodar y su mina es fuerte.
  • Lápices de copiado.- Son de grafito con un tinte agregado que crea una marca indeleble.
  • Lápices borrables del color.- Contrario a los lápices de color a base de cera son borrados fácilmente.
  • No reproducibles.- O los Non-photo lápices azules hacen marcas que no son reproducidas por las fotocopiadoras.
  • Lápiz de estenógrafo.- Son confiables, y su mina es a prueba de roturas.
  • Lápiz de golf.- Los lápices de golf son generalmente cortos y baratos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada