jueves, 8 de marzo de 2012

El telescopio. Instrumento más usado de la astronomía.



Durante siglos, el hombre ha observado el cielo a simple vista. Hace menos de cuatrocientos años que dispone de instrumentos ópticos que le permiten una observación más precisa.

El empleo de estos instrumentos (anteojos astronómicos y telescopios) ha dado lugar a una serie de descubrimientos fundamentales, que han revolucionado no solamente la astronomía, sino también la física.

Incluso nuestra manera de considerar el lugar que ocupamos en el universo se ha modificado en función de estos descubrimientos.

Será muy importante que puedas tener un telescopio en casa y que puedas compartir con toda la familia. No sólo para observar por curiosidad, sino que inclusive puede dar lugar a filosofar del porqué de la existencia.

Instrumentos ópticos

Los instrumentos ópticos permiten, aumentar el poder separador del ojo; es decir, proporcionan una imagen ampliada del mismo objeto estudiado ( es el mismo principio de los anteojos de teatro, las lupas).

Por otra parte, favorecen la concentración de energía proporcionada por una fuente luminosa, ya se utilice directamente (calefacción por irradiación calor, igual que se puede encender un fuego utilizando una lupa) o bien para percibir objetos poco luminosos, que no pueden distinguirse a simple vista.

Existe una gran cantidad de instrumentos y aparatos ópticos en los dominios más variados. En astronomía se utilizan dos tipos: los anteojos o refractores, y los telescopios o reflectores. En ambos casos, se llama objetivo al sistema óptico por el que entra la luz; y ocular, al que proporciona la imagen al receptor, que puede ser nuestro ojo, un aparato de medida o una placa fotográfica.


El objetivo suele ser un gran lente convergente (en el anteojo) o bien un gran espejo cóncavo (telescopio). El ocular es un sistema de lentes, que aumenta la imagen proporcionada por el objetivo.

El primer anteojo astronómico fue concebido por Galileo en 1609. Dos años más tarde, Kepler proporcionó las bases teóricas de su contrucción: los anteojos utilizan el fenómeno de la refracción, es decir, la desviación de los rayos luminosos al pasar de un medio a otro: del aire al vidrio, por ejemplo.


Estos anteojos refractores fueron el instrumento habitual de los astrónomos hasta el siglo XVIII.

Desde entonces, los telescopios los han suplantado definitivamente. En efecto, los anteojos tienen un gran inconveniente su juego de lentes descompone la luz y la desvía de manera diferente para cada color, además es necesario que las lentes estén perfectamente talladas pulidas y alineadas y que el cristal que las  compone sea completamente homogéneo.

Funcionamiento del telescopio

El funcionamiento de los telescopios se funda el fenómeno de la reflexión de la luz, concentrada por un sistema de espejos. Newton fue uno de los primeros astrónomos en utilizar un telescopio, ya en el año 1671. Desde mediados del siglo XIX, se abandonó los espejos de bronce pulido, utilizados hasta entonces, por unos espejos de cristal recubiertos de delgada capa primero de palta y luego de aluminio.

Hoy día la tecnología de la talla, del pulido y aluminiado de los espejos, así como el cálculo de las superficies reflectoras, ha avanzado mucho.

La masa del espejo está constituida por materiales parecidos al pyrex. Su diámetro puede alcanzar varios metros y su superficie debe ser pulida con gran precisión.

Un telescopio se compone de un espejo primario de cóncavo y, en general de un espejo secundario que facilita la observación, además del ocular.

Existen varias maneras de armarlos. Su construcción es muy delicada: se ha de lograr en efecto, una perfecta alineación de los espejo. Su estabilidad tiene que ser absoluta, pero el instrumento debe conservar gran libertad de movimiento.

El observador debe poder orientar su telescopio en todas las direcciones del cielo. Para ello los astrónomos ha desarrollado dos monturas móviles: la ecuatorial y la acimutal.

La montura acimutal permite mover el telescopio según su eje horizontal y un eje vertical. Es la construcción más sencilla, pero tiene un inconveniente: las estrellas poseen un movimiento aparente de rotación alrededor del polo celeste, de una duración de veinticuatro horas; es pues, difícil seguir una estrella con un telescopio acimutal, pues ello implica un movimiento simultáneo según los dos ejes. Por tanto, su utilización es delicada.

La montura ecuatorial presenta más flexibilidad: uno de los ejes, el eje polar, apunta hacia el polo celeste; se le puede hacer girar sobre sí mismo con un motor a la misma velocidad de la Tierra, pero en sentido inverso, para anular el movimiento diurno de las estrellas. El otro eje (declinaciones) es perpendicular al primero.

Fijada la declinación de una estrella, puede seguirse su trayectoria gracias al giro proporcionado por el motor alrededor del eje polar.


No basta con disponer de un instrumento perfeccionado: además es preciso poder utilizarlo en buenas condiciones de observación. Es evidente que en el centro de las ciudades, luces, polvo y humareda dificultan el estudio del cielo. Por otra parte una región con el cielo casi siempre cubierto es poco favorable. Puesto que los instrumentos ópticos son muy caros, ha de utilizarse regularmente en un sitio despejado.

Es preciso también que la capa atmosférica que es atravesada por la luz procedente de los astros sea lo más delgada posible. Por eso se instalan los telescopios en lugares elevados (que permiten captar, mejor que en el llano, rayos infrarrojos y ultravioletas) o en regiones desérticas.

Un telescopio permite observar los detalles del relieve lunar, la superficie de los planetas, separar los componentes de una estrella doble y orientarse entre las masas estelares

3 comentarios:

Miriam dijo... [Responder]

Hola, yo tengo un telescopio astronómico en casa y la verdad es que me gusta mucho usarlo cuando tengo tiempo libre, es divertidísimo!

Saludos

Anónimo dijo... [Responder]

no esta muy completo y no dice lo q ocupo

Vida Ok dijo... [Responder]

Tratamos de actualizar siempre los posts, iremos incrementando más información.

Publicar un comentario en la entrada